P.I. El Brosquill Albert Einstein, 11. Oliva (Valencia)

Biofertilizantes

Fertilizantes ricos en promotores del crecimiento vegetal (PGPR) que intensifican el desarrollo radicular y transforman la rizosfera en un entorno fértil rico en nutrientes. Permiten alcanzar altos rendimientos de forma más sostenible a través de la reducción de las aplicaciones de fertilizantes químicos y plaguicidas.

FIXEL®
Fertilizante bioactivado

Aminoácidos 8.5% , N 2% , K2O 5% , MgO 2% , Fe-AC 2% , Carbono orgánico 10% .

Formulado que combina nutrientes vitales y aminoácidos, divididos en partes iguales en libres y no esenciales (betaína) con propiedades osmoprotectoras.

Contiene metabolitos secundarios de un consorcio de microorganismos eficientes que actúan en sinergia con los exudados radiculares transformándolos en sustancias de alta actividad biológica con acción bioestimulante. Al colonizar la rizosfera, aumentan la producción de sideróforos y fitohormonas (auxinas y citoquininas).

Aportar desde el trasplante hasta el final del ciclo de cultivo, en aplicaciones regulares.

· Fertirrigación : 10-15 l/ha/aplicación.

ROOT VERD®
Promotor de la absorción de nutrientes

Aminoácidos 2% , N 1% , CaO 2% , Zn-AA 0.15% .

Fertilizante orgánico con promotores del crecimiento vegetal. Provoca un desarrollo equilibrado óptimo de la parte radicular y aérea de las plantas, aumentando notablemente la producción.

La acción conjunta del calcio, zinc, aminoácidos esenciales y específicos (GABA 1%), polisacáridos y exudados de microorganismos (Pseudomonas sp.), origina un intenso enraizamiento. Crea un entorno radicular único, rico en metabolitos secundarios que dificultan el desarrollo de fitopatógenos a la vez que aumentan la solubilización de nutrientes.

Aplicar regularmente desde el trasplante hasta el final del ciclo de cultivo.

· Fertirrigación : 5-10 l/ha/aplicación.

RIZO BC®
Activador del crecimiento y de la integridad de las raíces

Aminoácidos 6% , N 14% .

Concentrado de aminoácidos enriquecido con fermentos de microorganismos (Bacillus cereus).

Las rizobacterias con intenso potencial biótico mejoran notablemente la fertilidad del suelo. Gracias a su capacidad para multiplicarse exponencialmente y colonizar el medio, esta cepa dificulta el desarrollo de patógenos (hongos, nematodos, etc.) en el mismo nicho ecológico. Por otra parte, incrementa la utilización de nutrientes, especialmente de nitrógeno y fósforo, promoviendo el crecimiento de nuevas raíces.

Aplicar a principios de primavera y repetir el tratamiento cada 25-30 días para mantener la rizosfera viva y fértil.

· Fertirrigación : 5-10 l/ha/aplicación.